Altas capacidades

Te confesaré una cosa: Tengo altas capacidades. Fui diagnosticado siendo adulto y sé que ello puede generar frustración al no haberse detectado cuando uno es infante o adolescente. En mi caso, acepté esa frustración  y la volqué en dos objetivos bien definidos en relación a dicha temática:

1) Promover, mediante mi profesión, la identificación (diagnóstico) de niñ@s y adultos con altas capacidades, ayudándoles a desarrollar su potencial y resolver los problemas asociados a su condición.

2) Integrar dentro de las altas capacidades a la persona adulta, preocupándome por la satisfacción de sus necesidades biopsicosociales dentro de la sociedad.

Lo cierto es que las personas con altas capacidades tienen características y circunstancias particulares que hay que tener en cuenta no sólo en el contexto educativo o familiar, sino también en otros contextos en los que el niño/niña o adulto se relacionan. Muchos de los adultos con altas capacidades terminan no siendo diagnosticados como tal, generándose problemas de índole psicológico (como una baja inteligencia emocional) que es preciso tener en cuenta para la satisfacción de nuestras necesidades.

Bibliografía recomendada:

Bessou, A. (2003). Satisfaction de vie de 28 surdoués parvenus à 65 ans et plus. La Presse médicale, 32(16), 721-68.

Blanchot, M. (2005). El libro por venir. Madrid: Trotta.

Lebovici, S. (1960). L'avenir psychopathologique de l'enfant surdoué. Revue de neuropsychiatrie infantile, 8(5-6), 214-216.

Page, M. (2002). Cómo me convertí en un estúpido. Barcelona: Tusquets.

Safran Foer, J. (2012). Tan fuerte, tan cerca. Barcelona: Debolsillo.

Siaud-Facchin, J. (2021). ¿Demasiado inteligente para ser feliz? Las dificultades del adulto superdotado en la vida cotidiana. Barcelona: Editorial Planeta.

  • Instagram
  • LinkedIn

Altas capacidades en la infancia

Curiosidad, sensibilidad, perfeccionismo y creatividad son grandes rasgos de los infantes con altas capacidades. Si a eso le unes la pista de un posible adelanto en sus capacidades y habilidades, quizá podamos hablar de un niño o niña con altas capacidades.

Reflexionando oso de peluche

Altas capacidades en la adolescencia

La etapa de la adolescencia es compleja por encontrarse entre la infancia y la adultez, pero los/las adolescentes suelen detectarse en esta etapa por su vinculación obligatoria con el mundo académico. No siempre se recibe una respuesta positiva del alumno o alumna con altas capacidades, quién puede desatender sus estudios, aburrirse con facilidad y sacar notas horribles. A veces, los adolescentes con altas capacidades se enmascaran en otra personalidad para parecerse a sus iguales y considerarse integrado, pero tarde o temprano, ese sentimiento de sentirse aislado del resto del mundo (aunque se esté rodeado/a de gente) termina por aparecer.

Retrato de adolescente

Juventud y adultez con altas capacidades

Aquí empieza el olvido normativo del alumno con altas capacidades, quién ya siendo adulto pasa al mundo exigente de la universidad o el mercado laboral. Se entiende que un adulto funcional ha de tener la suficiente inteligencia emocional como para hacer frente a los problemas del día a día ¡pero un adulto con altas capacidades tiene una forma de ver el mundo diferente! A menudo perfeccionistas e hipersensibles, destacan en áreas diversificadas, siendo más frecuentemente introvertidos y volcándose en el trabajo y estudios, con un menor número de relaciones sociales en su agenda. Son personas con hiperreactividad emocional, altas exigencias (a sí mismos, al mundo y a los demás) y con un pensamiento arborescente que a veces genera ansiedad y baja concentración.

Estudiante varón

Problemas y rasgos psicológicos asociados

Trastornos de ansiedad (ansiedad generalizada, fobia social) o trastornos depresivos pueden ser los más comunes, derivados del perfeccionismo. Pero también es cierto que puedes sufrir otros trastornos diferentes y existen particularidades, como por ejemplo, rasgos de la personalidad que no son trastornos como tal, sino verdaderos dones, como la alta sensibilidad. Algunas personas integran la alta sensibilidad dentro de las altas capacidades y otros las separan como entidades diferenciadas. ¡Yo creo más en un término intermedio!

Hombre de negocios en un coche

Otro tipo de inteligencias diferentes de la lógico-matemática

A veces pensamientos en las altas capacidades y nos viene a la cabeza el famoso Coeficiente Intelectual (CI). Vincular a la inteligencia con el CI es un concepto obsoleto y las altas capacidades tienen en cuenta no sólo la inteligencia lógico-matemática sino también otro tipo de inteligencias, capacidades y habilidades diversificadas. Un ejemplo es la teoría de inteligencias múltiples de Howard Gardner, que nos demuestra que un experto bailarín (inteligencia corporal o kinestésica), una arquitecta  (inteligencia visual-espacial), un psicólogo (inteligencia inter-personal) y una monja budista (inteligencia intrapersonal) pueden mostrar distintos tipos de altas capacidades.

Reflexionando oso de peluche

Perspectivas futuras de personas con altas capacidades

En niños/as y adolescentes es preciso incrementar el diagnóstico de altas capacidades (ya sea en el entorno académico o familiar), dotando de forma adicional a las familias e instituciones educativas de suficientes recursos para gestionar a nuestros corazones y mentes inquietas.

Se está realizando un trabajo más razonable que en años anteriores en este aspecto, pero queda mucho que realizar.

Adicionalmente a lo anterior, durante mis estudios y práctica profesional me he encontrado con un ingente número de adultos con altas capacidades no detectadas durante su juventud por el sistema. Estos adultos muestran problemas de inteligencia emocional muy variados e, inclusive, diversas psicopatologías. Sin embargo, la atención del adulto con altas capacidades es todavía muy escasa, como si el sistema dijera 'bueno, ya eres adulto y encima tienes altas capacidades, apáñatelas solo/a'. Y las cosas no son tan sencillas.

Por ello es preciso formación y literatura específica sobre este tema, tanto de profesionales sanitarios como de los propios pacientes. También generar una red de adultos con altas capacidades puede permitir que muchas personas se sientan acompañadas, comprendidas y apoyadas en su proceso de superación personal. Porque, si lo pensamos ¿Qué puede parar a estas personas una vez tengan una inteligencia emocional equilibrada?

En la unión está la clave.

Estudiantes durante el descanso